Aquí te comparto una parte más de la estrategia que uso en el aula para potenciar los aprendizajes de mis alumnos. Aprender se convierte en algo emocionante, activo, dinámico y sobre todo muy satisfactorio. La regla número dos dice: TU ERES RESPONSABLE DE TU PROPIO APRENDIZAJE; nadie más que tú tiene en sus manos el potencial de aprender al mismo tiempo que la posibilidad de decidir no hacerlo, como dice el viejo adagio: “el alumno aprende con maestro, sin maestro y a pesar del maestro”, así que sugiero que si sigues esta estrategia, detonarás tus aprendizajes como nunca antes lo habías hecho: RESPONSABILíZATE y lograrás mucha satisfacción en tomar esa decisión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *