Esta regla nos impulsa al aprendizaje colaborativo, en el salón de clases muchas veces hemos sido condicionados a competir unos contra otros, a buscar el protagonismo individualista y a sobresalir por encima de los demás, sin embargo, en la era digital necesitamos estar más y más conscientes de que aprender unos con otros, y apoyarnos unos a otros para lograr un mejor rendimiento es mucho mejor por que de esta manera nuestro aprendizaje es exponencial; es decir, se detonan nuestras posibilidades de aprender más y mejor

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *